¿Por qué el daesh persigue a los yazidies?

dt-common-streams-streamserver

Por David Cárdenas Dolbear

Los yazidíes son miembros de una sectao minoría kurda pre-islámica. Residen principalmente en el norte de Irak, aunque cuentan con otras poblaciones esparcidas por Siria, Turquía, Georgia, Rusia y Armenia, sumando alrededor de 500.000 en total. La mayor parte del pueblo yazidí es de habla kurda. Su religión, proveniente del zoroastrismo, tiene sus orígenes en la prehistoria en Oriente Medio, y también combina aspectos del maniqueísmo y de las religiones judía, cristiana e islámica.
Las particularidades que explican en parte la dramática situación de los yazidíes son, ante todo, religiosas. Ciertas creencias y dogmas de su religión chocan frontalmente con las del culto musulmán. En primer lugar, es una religión maniqueísta, niega la existencia del mal, el pecado y el infierno. Los yazidíes creen que el diablo fue indultado por Dios y esto los ha llevado a ser descritos por por los musulmanes como “adoradores del diablo.

Zonas de Iraq pobladas por yazidíes (fuente: Global Ministry Mapping System)

La religión controla absolutamente todo en la vida de un yazidí: creen que fueron creados por separado del resto de la humanidad, y por lo tanto se han mantenido estrictamente separados de los seguidores de otras religiones, incluso si viven en una misma comunidad. Viven en un sistema de castas, y sus hijas tienen prohibido el matrimonio fuera de su religión bajo pena de muerte. Estas y otras costumbres provoca que no haya demasiada información sobre ellos y dificulta la ayuda a su situación, además de llevarlos al aislamiento, y en muchos casos la pobreza. Esta idiosincrasia les ha llevado al conflicto con otros grupos de Iraq. Sin embargo, esta situación viene de tiempo atrás. Los yazidíes llevan siglos siendo perseguidos: sufrieron varias masacres de población en los siglos XVIII y XIX bajo el imperio Otomano, y más recientemente, en 2003, sufrieron persecuciones por parte del régimen de Sassam Hussein, cuando cayeron víctimas de sus planes de migraciones forzadas junto con otros kurdos. En 2007 murieron más de 700 yazidíes en un ataque terrorista con coches bomba, uno de los ataques más sangrientos desde el comienzo de la ocupación estadounidense de Irak.

La crisis de refugiados yazidíes durante la guerra 

El estallido de la guerra civil siria en 2011 daría comienzo a la cuenta atrás hasta la dramática situación de los yazidíes en Irak. El punto de comienzo de la crisis de refugiados se podría situar en agosto de 2014, momento en el que un grupo de entre 50.000 y 60.000 yazidíes huyeron a las montañas de Sinjar, tras una serie de ejecuciones (Naciones Unidas estima que fueron ejecutados 5.000 civiles) por parte del ISIS.  Allí, fueron asediados hasta que lograron escapar gracias a una incursión de rebeldes kurdos de Siria apoyados por ataques aéreos del ejército de los Estados Unidos.

Mapa mostrando las posiciones del ISIS (fuente: The Guardian)

Unas 15.000 personas, la mayor parte yazidíes, cruzadon el paso fronterizo a Siria buscando refugio, resguardándose en campamentos de ACNUR, aunque miles más quedaron atrapados en Irak. Muchas familias de refugiados fueron separadas entre Sinjar, Siria y la región del Kurdistán de Irak, y se estima que unas 7000 mujeres fueron secuestradas para ser esclavas sexuales del ISIS.

La brutalidad con la que el ISIS persiguió a los yazidíes explica la decisión de huir para buscar refugio en un país sumido en una guerra civil. Los combatientes del Estado Islámico los obligaron a convertirse al Islam bajo amenaza de muerte, llevaron a cabo ejecuciones sumarias, lapidaciones, violaciones, torturas e incluso enterraron vivos a largos grupos de civiles yazidíes. Esto llevó a la ONU a calificar los actos del ISIS como genocidio. 30.000 civiles quedaron atrapados todavía en las montañas hasta que se produjo un nuevo ataque de la aviación estadounidense, acompañado de ayuda humanitaria.  A pesar de la situación interna de Siria, los yazidíes se encuentran en un lugar relativamente seguro al haberse refugiado en territorio kurdo.

En otro de los países receptores de refugiados yazidíes es Turquía, donde pueden disfrutar de una mayor seguridad, la acogida no ha sido del todo calurosa. Debido a las tensiones históricas entre yazidíes y árabes (y por supuesto a los recientes conflictos con musulmanes en Irak) existe una gran desconfianza de los primeros hacia los segundos. El tratamiento de los miles de refugiados que huyeron a Turquía (más de 4000) se ha convertido en el centro de una disputa entre el gobierno turco y el movimiento pro-kurdo del país. Los organizadores del campamento, las minorías kurdas de Turquía, acusaron al gobierno turco de prestar poco apoyo.

Consideraciones finales

De todas las crisis de refugiados que se dan lugar en el mundo en la actualidad, la de este grupo religioso es quizá la que tiene más difícil solución. De nuevo se hace patente que algunas de las particularidades de los yazidíes a la hora de relacionarse con otros grupos religiosos, en especial en el caso de los musulmanes, constituyen un problema añadido a su grave situación.. Muchos yazidíes dicen que son reacios a ir a los campos de refugiados controlados por el estado turco, porque tendrían que vivir con los árabes. La idea de la coexistencia les asusta, y ante la imposibilidad de volver a coexistir con musulmanes, solo parece haber una solución en el horizonte: el asilo en Europa o Estados Unido. De hecho, cerca de 100.000 yazidíes ya residen en Alemania y no se han registrado problemas de convivencia. Otras poblaciones significativas se encuentran en Suecia y Holanda, por ejemplo. Sin embargo,  viendo las pocas probabilidades de que un refugiado Sirio, obtenga la condición de asilo, esto se antoja muy poco factible. Según datos de ACNUR, sólo el 4% de los refugiados Sirios obtiene asilo en la Unión Europea, y estamos hablando de alrededor de 9 millones de desplazados de sus hogares.

Ante la problemática causada por las ya mencionadas particularidades de este grupo religioso, otras soluciones, como promover el respeto a las minorías en Irak (sobre todo la kurda) desde el gobierno central, empoderar a los yazidíes y otorgarles sus propios distritos, o avanzar hacia una nación kurda independiente, son objetivos que, aunque de tamaña dificultad, se antojan mucho más factibles que el asilo en Europa. (aunque algunas no podrían ponerse en funcionamiento mientras continúe la insurrección del ISIS).

 

 

David Cardenas Dolbear

Sevilla, España. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración. Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Comunicación Política en la Universidad de Sevilla. Redactor en la revista B&N. Cofundador y editor en Sociedad Política, web de artículos sobre secularismo, política internacional y cohesión social. Ámbito de interés: Política, Relaciones Internacionales, Islamismo, Terrorismo yihadista, Historia, África.

Be first to comment