El Foro de Trajano. El último de los Foros Imperiales

Por

Luis Tremblay Alés y Daniel Becerra Fernández

 

1.-Introducción

 

El Foro de Trajano es sin duda la mayor obra arquitectónica realizada en tiempos del Optimus Princeps. El último de los Foros Imperiales fue un complejo arquitectónico de mayor tamaño que los anteriores, en el que se muestra las virtudes del sistema político y del emperador.

El foro (forum) era el gran espacio público de Roma y de las ciudades pertenecientes al orbis Romanus destinado a actividades de representación, comerciales, financieras, religiosas, administrativas, económicas y de sociabilización. En ellos encontramos las principales instituciones políticas de las comunidades y por lo general eran abiertos como es el caso del Foro Republicano, hasta el siglo III a.C., en el que se comienzan a realizar foros cerrados mediante pórticos (blockforum), siendo los Foros Imperiales algunos de los principales exponentes de los mismos.

El Foro Romano tuvo durante el Imperio las grandes instituciones del estado romano como la Curia Iulia sede del Senado. El surgimiento de los Foros Imperiales supuso la ampliación del espacio destinado a las labores administrativas del estado y a ensalzar la figura de los principales dirigentes políticos del final de la Republica y del Alto Imperio. Los Foros Imperiales son por orden de antigüedad el Foro de César, el Foro de Augusto, el Foro de Vespasiano o Forum Pacis, el Foro de Nerva o Forum Transitorium y por último el Foro de Trajano.

 

Marco Ulpio Trajano fue un italicense de rango senatorial con una destacada carrera militar. Sirvió  a Roma en lugares como Siria o Germania, lo que le llevó a ser merecedor de ser nombrado heredero y sucesor de Nerva. El emperador bético llevó a cabo una gran labor política y militar, con éxitos como la victoria contra los dacios, los partos y la incorporación del estado nabateo al Imperio, así como las reformas urbanísticas implementadas en Roma y otras ciudades entre las cuales se encuentra el foro que lleva su nombre.

El Foro de Trajano fue construido entre el 107 y 112 por el arquitecto Apolodoro de Damasco, un arquitecto consagrado gracias a obras tan importantes como el puente de Trajano en el Danubio, las termas de Trajano, el Mercado sobre el Quirinal en Roma, etc. Nacido en Damasco, Apolodoro realiza un gran trabajo en el foro con elementos claramente orientales. Casio Dion afirma que este arquitecto sirio fue ejecutado por orden del emperador Adriano.

El gran foro realizado en honor a la figura del emperador Trajano posee una gran plaza rodeada por un pórtico con dos exedras. En el interior de la plaza nos encontraríamos con el Equus Traiani, una estatua ecuestre del princeps. La Basílica Ulpia se encuentra en el lado norte de la gran plaza y tiene una plata rectangular finalizada por dos estructuras semicirculares a modo de exedra del foro. El mercado, las bibliotecas, la Columna de Trajano y el Traianeum son los otros grandes emblemas del monumento los cuales vamos a detallar a continuación.

 

  1. La plaza y el pórtico.

 

            La gran plaza del foro se encuentra pavimentada con grandes lastas de mármol de Luni-Carrara procedente del norte de Italia. En ella estaba colocada la escultura ecuestre del emperador, conocida por el nombre de Equus Traiani, que se encontraba en un lugar central, aunque más cerca del acceso al recito desde el Foro de Augusto. La gran escultura ecuestre representaría a Trajano sobre un caballo parado orientado hacia la Basílica Ulpia, con una lanza en la mano derecha apuntando con la punta al suelo en seña de pacificación y en su mano izquierda aparecería portando una Victoria alada. El basamento de la misma oscilaría entre 10 y 12 metros.

El gran pórtico contó con fustes de columnas en “giallo antico” del norte de África y “pavonazzetto” frigio. La realización este espacio supuso que sobre los restos de una de las exedras de Foro de Augusto se realizara un pequeño espacio porticado intermedio entre el Foro de Augusto y el gran patio del Foro de Trajano. El acceso monumental al espacio forense trajaneo estaba rematada por esculturas broncíneas, cuya representación principal sería una cuadriga que portaría una Victoria alada como muestran los estudios numismáticos. Es de un gran interés el estudio iconográfico del pórtico, ya que en ella aparecen decoraciones en mármol en las que se representan dacios sometidos y también trofeos militares, una decoración y un lenguaje muy distinto al empleado en el Foro de Augustos, en el que se veían cariátides y clípeos con la efigie de Júpiter-Amón, lo que muestra la prevalencia del carácter militar sobre el religioso en este complejo arquitectónico.

 

  1. La Basílica Ulpia

 

La basílica que lleva el nombre de la familia italicense del emperador Trajano tenía unas grandes dismensiones, cinco naves y dos ábsides contrapuestos. Esta construcción fue realizada empleando grandes fustes monolíticos de columnas en granito egipcio, denominado en la Antigüedad con el nombre de marmor Claudianus, procedente del Mons Claudianus en el desierto oriental del país del Nilo. El empleo característico de este material en el monumento analizado, llevó a que los italianos del renacimiento le dieran la denominación que usamos actualmente, el “granito del Foro”. Estos grandes fustes de columnas aún se pueden observar in situ. Los pavimentos de la Basílica Ulpia fueron revestidos con grandes losas de marmora de importación de las principales canteras imperiales, conformando grandes opera sectilia. La básica contaría con dos plantas, un techo con casetones y balaustradas de gran calidad. Esta impresionante construcción se encontraba cerrando la plaza del foro por el lado noroeste y fue un gran centro administrativo y judicial del estado romano.

 

  1. La Columna de Trajano

 

La Columna de Trajano que se encontraba en el espacio resultante entre el la Basílica Ulpia, el Traianeum, y las bibliotecas. De unos 38 metros de altura, la columna conmemora la victoria de Roma y su prínceps sobre los dacios. Es una columna monumental cóclide, o con decoración de relieves en espiral, en el que se muestra en una sucesión de escenas de las guerras dácicas. La columna fue un punto de importancia capital del foro que analizamos, ya que en ella reposaron las cenizas del César en una urna de oro, tras un permiso especial del Senado.

La columna iría en un principio rematada con un águila, pero tras la apoteosis del emperador  se sustituiría por una escultura de Trajano en desnudo heroico según D. Ojeada, aunque hay otras teorías que proponen que el emperador fuese representado al modo militar. A finales del siglo XVI, el Papa Sixto V sustituyó la escultura imperial por una imagen de San Pedro, al igual que sucedió con la Columna de Marco Aurelio en la que colocó una escultura de San Pablo. El pedestal del monumento iría decorado con relieves de panoplias, guirnaldas y victorias. El interior de la columna conserva una escalera de caracol que permite el acceso a la parte superior de la misma.

Los relieves mencionados anteriormente que revestían el fustes estaban realizados en mármol de Luni-Carrara del norte de Italia. En ellos se narra las dos campañas de Trajano contra la Dacia, la parte inferior narra la primera y la superior la segunda, separadas ambas por una victoria alada. El emperador aparece representado de forma realista en unas 59 ocasiones, pero siempre ocupando un lugar preferente. Las escenas representadas son de un gran interés para el conocimiento de las campañas militares desarrolladas contra el reino de la Dacia. Cabe destacar la escena que muestra como el jinete Tiberio Claudio Máximo intentando evitar el suicidio del rey Decébalo.

 

  1. Las bibliotecas y el Traianeum

 

Junto a la Columna de Trajano nos encontramos las dos bibliotecas y el templo dedicado a Divo Trajano. Las dos bibliotecas estuvieron separadas por la Columna de Trajano. Una albergaría textos en latín y la otra en griego. Diversos investigadores consideraron que el gran octástilo que cerraba el foro nunca existió, y que las bibliotecas en realidad serían espacios destinados al culto de Divo Trajano y a Diva Plotina. Las evidencias arqueológicas tras las intervenciones arqueológicas de E. La Rocca y la interpretación de A. Carandini no dejan lugar a duda de la existencia de un gran templo en el foro.

El Templum Divi Traiani et Plotinae fue realizado en tiempos del emperador Adriano, según la obra Historia Augusta, entre los años 125 y 138. Fue construido tras la edificación del emperador y su esposa por parte del Senado. No conservamos en la actualidad excesiva información sobre el templo, aunque se sabe que en la Edad Media fue destruido y que en su construcción se emplearon fustes de columnas en “granito del Foro”, al igual que ocurre en la Basílica Ulpia, pero con una altura de 15 m aproximadamente.

 

  1. El Mercado

 

En paralelo al Foro de Trajano nos encontramos el Mercatus Traiani que tuvo una planta en forma semicircular siguiendo el contorno de la exedra norte del Foro de Trajano. El mercado contaba de seis niveles distintos: los tres inferiores estaban destinados a las tabernae que comerciaban con productos alimentarios de diversos tipos, como pescado, aceite, hortalizas, etc. Los niveles superiores del monumento sirvieron para albergar las oficinas y bibliotecas. En la actualidad los restos de dicho mercado sirven para albergar el Museo de los Foros Imperiales (desde el año 2007), en el que se pueden apreciar elementos de la ornamentación escultórica de los foros de César, Augusto, Vespasiano, Nerva y del foro que estamos analizando.

 

  1. Conclusiones

 

            La gran obra realizada por Apolodoro de Damasco puso punto y final a los Foros Imperiales de Roma, con una obra de gran envergadura y de mayor tamaño que todos los anteriores. El foro destinado a ensalzar la figura del Optimus Princeps se convirtió pronto en un punto focal de la actividad administrativa y económica de la Urbs, además de servir como lugar de reposo de las cenizas de Trajano. Gracias al análisis de la ornamentación escultórica y arquitectónica del espacio forense, podemos ver como las representaciones de la divinidad pasan a un segundo plano y que el lenguaje militar copa por completo los distintos espacios del Foro de Trajano.

Bibliografía

 

BERTOLDI, M.E.: Ricerche sulla decorazione architettonica del Foro Traiano. “L’Erma” di Bretschneider. Roma. 1962.

 

MENEGHINI, R; MESSA, L; y UNGARO, L.: Il foro di Traiano. Palombi. Roma. 1990.

 

MENEGGHINI, R y SANTANGELI VALENZANI, R.: I Fori Imperiali. Gli scavi del Comune di Roma (1991 – 2017). Viviani editore. Roma. 2007.

 

DE NUCCIO, M. y UNGARO, L.: I marmi colorati della Roma imperiale. Marsilio. Venecia. 2002.

 

OJEDA, D. “El Trajano de Itálica y el Herrschertypus”, en Romula 7. Universidad Pablo de Olavide. Sevilla. 2008: 187 – 208.

 

 

 

Be first to comment